Síndrome de la cintilla iliotibial

El síndrome de la cintilla iliotibial tiene una dolencia similar a fascitis plantar o a la periostitis tibial, inflamaciones de las membranas en zonas protectoras de un grupo de fibras musculares.

La cintilla iliotibial también es conocida como la rodilla del corredor, en la mayoría de los casos se produce por sobrecarga o uso, de hecho la aparición de la banda iliotibial es progresiva, por tal motivo es necesario que conozcas los síntomas, causas y su tratamiento respectivo, esto con la finalidad de evitar males mayores.

sindrome de la cintilla iliotibial-min

En este articulo repasaremos aspectos importantes sobre como se produce, cuales son las medidas necesarias que debemos tomar, qué tratamientos debemos seguir, los ejercicios recomendados y por último veremos cuales son los factores para una probable operación o cirugía.

¿Que es el Síndrome de la cintilla iliotibial?

La fricción de la banda iliotibial es muy conocida y típica en los corredores pero también en ciclistas, es una inflamación que inicia desde la zona superior de las caderas hasta la zona externa del muslo, por lo que atraviesa la zona externa de la rodilla y parte superior de la tibia. La banda o cintilla iliotibial es la conexión entre los músculos de la cadera y la rodilla, la cual estabiliza la articulación de las pisadas.

sindrome de la banda iliotibial

El dolor de esta inflamación es progresivo justo en la banda que cubre cara lateral externa de la rodilla, dicho dolor se manifiesta al correr y a ritmos más lentos, pero también el dolor se se puede sentir en la parte superior de las caderas.

¿Porque se produce el síndrome de la cintilla Iliotibial?

Antes de conceptualizar te dejamos un vídeo muy detallado!

En la mayoría de los casos se puede afirmar que una de las mayores causas del síndrome de la banda iliotibial es sobre uso de la articulación, dicho en otros términos, se produce por la fricción de la cintilla iliotibial y el cóndilo femoral externo, pero también otros especialistas en el área afirman que una de las causas es por la presión que ejerce la banda sobre el hueso, esto a su vez también puede ser acompañado por una bursitis, cualquiera fuese el caso, el dolor intenso será el mismo.

Otro factor que desencadena esta lesión es pronación excesiva del retropié, también el sufrir dismetrías “piernas arqueadas” o también la debilidad de los músculos aductores y abductores produce el desencadenamiento del síndrome.

Pero además de ello, el usar zapatillas inadecuadas, mala postura o técnica de carrera también puede ocasionar la aparición de esta lesión.

¿Cómo prevenir el síndrome de la cintilla iliotibial?

La temprana detección de la lesión de los corredores dará como resultado una mayor ventaja, para su pronta rehabilitación y por ende cura, pero es necesario que tengamos en cuenta algunos aspectos importantes para prevenir la cintilla iliotibial.

A pesar que en la mayoría de los foros indiquen que se tiene que detener la practica deportiva, esto no es del todo cierto, ya que a día de hoy existen profesionales totalmente calificados para ayudarnos a prevenir y mejorar este síndrome, esto sin la necesidad del cese en su totalidad de los deportes.

Aquí te dejamos consejos para ayudar a la prevención de esta lesión:

  • Acude al Podólogo para verificar si requieres zapatillas compensadoras.
  • Es necesario cambiar de zapatillas cuando este haya cumplido su ciclo de vida.
  • Infórmate sobre la superficie o terreno en la que vayas a correr.
  • Realizar ejercicios para potenciar los cuádriceps.
  • Realiza estiramientos de la banda Iliotibial.

Síntomas comunes del síndrome de la cintilla Iliotibial

Presta atención al listado de los síntomas más comunes que tiene el síndrome de la cintilla iliotibial, si presentas alguno de ellos, es necesario visitar al especialista:

  • Inflamación y dolor en la parte de la cadera, rodilla y glúteos.
  • Se siente un dolor al tocar la cadera, es decir en la parte exterior del muslo y de la rodilla.
  • Dolor progresivo cuando realizas ejercicios, ya sea correr, trotar o cualquier ejercicio que sea reiterativo, el cual mejora cuando descansa.

Ecografía de la rodilla del corredor

A continuación te mostramos la ecografía de la cintilla iliotibial.

ecografía de la cintilla iliotibial

Tratamiento de la Cintilla Iliotibial

No importa si las causas del síndrome de la cintilla iliotibial sean claras, ya que dependiendo el diagnóstico de la inflamación se puede proceder a tratar en las primeras fases del dolor y de forma rápida.

Antes de iniciar el tratamiento de la banda iliotibial es necesario conocer cuáles fueron los factores que desencadenaron esta inflamación, como el uso de las zapatillas correctas, la técnica de carrera o la mala biomecánica en zonas donde se producen el entrenamiento.

Para ello y en la mayoría de los casos se realizará el estudio de la pisada o análisis biomecánico y para comenzar a tratar esta lesión las plantillas antipronación serán de gran ayuda al iniciar el tratamiento y curación.

Como segundo punto, para curar esta lesión es necesario controlar la inflamación de la cintilla, esto con medicamentos farmacológicos, tratamiento conservadores como crioterapia, reposo relativo, masajes transversos, ultrasonidos, de hecho los últimos tratamientos estarán a cargo del fisioterapeuta.

Pero además de realizar este tipo de tratamiento, una vez desinflame la lesión, es necesario y de suma importancia comenzar con los ejercicios de rehabilitación, ejercicios como el de flexo-extensión que potenciarán la pierna.

Por otra parte si se llega a originar quistes óseos, en lo posible será necesario una operación o intervención quirúrgica.

Ejercicios para el síndrome de la cintilla Iliotibial

Para reducir el tiempo de rehabilitación del síndrome de la cintilla iliotibial y mejorar la sintomatología existen ejercicios que se tienen que tomar en cuenta, tales como:

  • Extensión de cuádriceps: Se puede realizar con poco o nada de peso, consisten en estirar la pierna hacia adelante sin que esta llega a su extensión completa, después de mantenerla 3 segundos en alta solo es necesario bajarla.
  • Extensión de la rodilla: Nos recostamos sobre el suelo y estiramos las piernas, una vez acostados doblamos la rodilla y la elevamos hacia arriba manteniéndola durante 3 segundos.
  • Patada lateral y patada al frente: Nos apoyamos en la parte o superficie firme y la pierna lesionada la llevamos adelante mientras contraemos el cuádriceps y nos mantenemos ahí durante 3 segundos.
  • Curl de pierna: En este ejercicio nos recostamos en el suelo boca abajo, y doblamos la rodilla hasta que los talones toquen el glúteo y nos mantenemos ahí durante 3 segundos.
  • Fascia lata: Otros ejercicio importante es el estiramiento del tensor de la fascia lata, consiste en dejar la pierna que tiene la lesión detrás de la sana y con la rodilla estirada, luego empujamos la pelvis al mismo lado hasta que se note la tensión en la zona de las caderas, mantenemos esa postura durante 30 segundo y regresamos lentamente a la posición inicial.
  • Puente: Como bien se mencionó al inicio, es necesario potenciar los músculos para fortalecer la caderas durante la carrera, el puente consiste en recostarse en el suelo boca arriba con las rodillas flexionadas y los pies apoyados en el suelo a la anchura de la cadera. Luego elevamos la pelvis hasta quedar apoyados sobre los hombres y pies.
  • Separación de la pierna afectada: Un ejercicio sencillo, con las piernas estiradas y de pie resistimos la separación con una banda elástica.

Operación de la rodilla del corredor

Para evitar un futura operación de la cintilla iliotibial es necesario detectar el síndrome a tiempo, ya que si este comienza a generar quistes óseos será necesario la cirugía.

Conclusiones

Para finalizar, esperamos que toda esta información le haya servido para conocer los síntomas, tratamientos y ejercicios de rehabilitación de este síndrome muy conocido en los corredores, si tienes alguno de estos síntomas, es recomendable visitar a un especialista, el cual diagnosticara su caso y dará una solución para curar la inflamación.

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a compartirlo en las redes:

Deja un comentario